Capítulo 3

La técnica de piano correcta

La guía de aprendizaje de piano para principiantes

Tocar con una técnica de piano correcta no consiste sólo en pulsar las teclas que corresponden. Todo influye en el sonido del piano: desde la forma en la que te sientas hasta la manera en la que dejas caer los dedos sobre el teclado. Sentarse de forma correcta y mantener una postura firme te permitirá trasladar la energía de todo tu cuerpo a las puntas de los dedos. Si consigues dominar esto, podrás tocar con mayor expresividad y manejar un amplio rango dinámico.

No se trata solo de mejorar tu destreza en el piano. La técnica incorrecta hace que incluso lo más básico se te haga pesado y complicado, y puede suponer una tensión innecesaria para el cuerpo. Una mala postura al sentarse puede causar dolores o molestias en los hombros, el cuello y la espalda. Una mala técnica con las manos puede provocar rigidez en los dedos y limitar su agilidad incluso más allá del teclado. Si alguna vez has sufrido molestias después de escribir o de teclear todo el día, sabrás lo que se siente.

Corregir una mala técnica puede ser complicado, por lo que es importante desarrollar buenos hábitos desde el principio. Este capítulo abarca todos los elementos de una técnica de piano adecuada, desde la preparación del entorno donde tocas hasta la interacción de los dedos con las teclas. A medida que vayas progresando, es conveniente que vuelvas a este capítulo para ajustar y corregir continuamente tu técnica.

Colocación del asiento y postura de la parte inferior del cuerpo

No importa qué clase de asiento utilices mientras éste sea cómodo, robusto y esté regulado a la altura correcta para ti. La mejor opción es un banco o taburete ajustable específico para tocar el piano. Si se da la casualidad de que dispones ya de una silla con la altura perfecta para ti, estupendo, pero esto es poco probable.

Coloca el banco o taburete en paralelo al centro del teclado, ajustando la distancia del piano para que puedas alcanzar todas las teclas manteniendo una posición cómoda de las manos (ver más abajo). Si utilizas un banco para piano de cola, no utilices toda la superficie. En su lugar, siéntate o apóyate en la mitad delantera, lo que te permitirá tener mayor fuerza para mover los pies hacia arriba y hacia abajo a la hora de pisar los pedales.

How to sit at the piano bench
Cómo sentarse al piano correctamente

Relaja los hombros y procura que estén alineados y de forma paralela al teclado, o un pelín más altos si quieres ganar en fuerza. Esto significa ajustar la altura. Si utilizas un soporte para tu teclado, puedes ajustar éste; pero los pianos acústicos o eléctricos son fijos, así que tendrás que ajustar el asiento. Si sigue estando demasiado bajo para ti, puedes añadir altura poniendo una esterilla o un trozo de alfombra. No importa lo que utilices mientras que no sea un cojín. Debe ser algo cómodo pero firme.

Info

Grandes pianistas con malos hábitos

Siempre hay excepciones...

El pianista clásico Glenn Gould se sentaba tan bajo que siempre se llevaba su propia sillita a los conciertos y grabaciones, mientras que la leyenda del jazz Keith Jarrett tocaba levantándose del asiento constantemente, retorciendo todo su cuerpo.

Sin embargo, esto no les impidió convertirse en artistas fuera de serie, pero estos son casos inusuales. Póntelo fácil a ti y a tu cuerpo cogiendo buenos hábitos desde el principio.

Jazz pianist Keith Jarrett
El pianista de jazz Keith Jarrett

Coloca los pies firmemente sobre el suelo, alineados con tus rodillas y sin meterlos bajo el asiento o abriéndolos hacia los lados. Más tarde, verás que es importante poder mover los pies libremente desde su posición de descanso para utilizar los pedales. Algunas piezas requieren un constante accionamiento de los mismos, por lo que debes tener esto en cuenta a la hora de conseguir una posición cómoda.

Si no consigues colocar los pies de esta forma ni mantener los brazos en la posición correcta, siempre puedes poner una alfombrilla o esterilla en el suelo. De nuevo, procura que sea algo firme y cómodo. Debes conseguir un ángulo de unos 90 grados en tus rodillas, sin necesidad de que este sea exacto.

Ahora la parte inferior de tu cuerpo está en la postura correcta, con los pies y las caderas firmes. No te muevas a lo largo del asiento; más bien mantén una posición sólida y alcanza las teclas más alejadas de ambos extremos. Si una pieza se toca en una parte concreta del piano, está bien que te desplaces para no estar todo el rato inclinado hacia un lado. Puede que tengas que probar unas cuantas combinaciones para conseguirlo, pero merecerá la pena.

Postura adecuada de la parte superior del cuerpo

Si bien es cierto que las únicas que tendrán contacto con las teclas serán las puntas de tus dedos, también es verdad que no sólo tus dedos se encargarán de hacer todo el trabajo. Tocar el piano requiere la implicación de todo el cuerpo. Esos concertistas de piano a los que ves realizando movimientos espectaculares controlan al milímetro lo que hacen. Simplemente, están transfiriendo energía de todo su cuerpo a las teclas. Sigue leyendo esta guía en la que te ayudaremos a conseguir lo mismo.

Siéntate erguido con la espalda recta. Imagina que hay una línea que va desde el asiento hasta tu coronilla, pasando por tu columna vertebral. Quizás te resulte incómodo sentarte de esta forma al principio, sobre todo si tienes costumbre de sentarte en sillas donde puedes descansar tu espalda. No te preocupes, tu torso se fortalecerá rápidamente y la postura se te hará cada vez más natural.

Relaja los hombros y contén el impulso de encorvar la espalda. Tu cabeza es pesada, por lo que debes evitar inclinarte para mirar las teclas, de lo contrario pondrás presión sobre tu espalda y hombros. Si sueles acumular tensión en los hombros, como le pasa a mucha gente, muévelos en círculos un par de veces hacia atrás y luego deja que los brazos cuelguen sueltos a los lados.

Una vez te sientas cómodo, coloca las manos a ambos lados del centro del teclado. Tus dedos deben estar paralelos a las teclas, flotando en algún lugar sobre el centro de las teclas blancas cerca de donde comienzan las teclas negras, no en el borde.

Position of the hands
Posición de las manos

Los codos deben estar a una distancia cómoda de tu torso, doblados hacia afuera.

Position of the elbows
Posición de los codos

Mientras mueves los dedos a lo largo del teclado, tus codos deben acompañarles en un movimiento suave y fluido. Cuando separes las manos para alcanzar ambos extremos del teclado, tus brazos se extenderán hasta alcanzar una posición cómoda. Para tocar las teclas que quedan en el centro, mantén las muñecas sueltas y deja que las manos giren una hacia la otra para evitar tensiones.

Elbow movement when reaching out
Movimiento del codo para alcanzar los extremos

Unas muñecas flexibles y relajadas te permitirán convertir el peso de tu brazo en energía para tocar. La gravedad será aquí tu aliada, así que debes mantener tu muñeca suelta. Esto hará que tus movimientos sean más naturales y menos bruscos, ayudándote a conseguir un mayor rango dinámico.

Info

Error común: rigidez en las muñecas y antebrazos

Debemos hacer hincapié en la importancia de dejar que la energía fluya a través de tus antebrazos y muñecas hasta los dedos. Si mantienes éstos rígidos, perderás control sobre el sonido y tendrás molestias que pueden convertirse en lesiones si no corriges esto a tiempo. Relaja las muñecas y aprovéchate de la gravedad, imaginando de qué manera dejarías caer tus manos y brazos a través del teclado si no estuviese ahí.

Pon atención a tus dedos e imagina que estás sujetando una pequeña pelota en cada mano. Éstas deben estar huecas, redondeando los dedos y los nudillos alrededor de esta pelota imaginaria. Si no consigues visualizar eso, prueba a poner la mano sobre tu rodilla de forma que quede cubierta. Entonces lleva tu mano de nuevo al teclado manteniendo esta misma posición.

Correct positiom of fingers and wrist
Posición correcta de los dedos y la muñeca

El dedo meñique es el más pequeño y débil, por lo que es común tener la mala costumbre de mantenerlo recto. Esto hará que tu mano se contraiga e impedirá que desarrolles fuerza en dicho dedo. En su lugar, cúrvalo como los demás. Como es más corto, no podrás doblarlo tanto, pero no importa. Encuentra una posición cómoda en la que sólo la punta del dedo toque la tecla.

El dedo pulgar es la excepción a la regla de mantener tus dedos curvados. Manténlo recto pero relajado, dejándolo caer en la tecla sobre su lateral cerca de la punta.

Info

Error común: doblar las puntas de los dedos hacia atrás

A la hora de tocar, tus dedos deben mantenerse curvados y firmes. No obstante, como esta no es una postura natural para ejercer presión, los principiantes suelen cometer el error de dejar que sus dedos se doblen hacia atrás en la primera articulación. Esta mala postura hará que toques más lenta y abruptamente e incluso puede dañar la articulación.

Para evitar esto, puedes ejercitar tus dedos utilizando una masilla específica o diversas herramientas, aunque en la mayoría de casos, sólo es cuestión de prestar atención mientras tocas. Procura pulsar las teclas con la punta de los dedos, como si estuvieses mecanografiando, y verás cómo empiezan a desarrollar fuerza en poco tiempo.

Collapsed finger joints
Posición incorrecta con las articulaciones contraídas

La técnica perfecta para las teclas

Ya que has dedicado tiempo a aprender cómo sentarte correctamente, debes hacer lo propio para aprender a tocar las teclas de forma adecuada. La idea aquí es conseguir el mayor control posible y maximizar el rango dinámico (es decir, la gama de volúmenes disponible para el pianista). Ya hemos hablado de esto en el Capítulo 1 - Cómo elegir el piano o teclado adecuado, en la parte en la que hablábamos del rango inherente a cada piano o teclado. Ahora nos vamos a centrar en conseguir tocar cada nota con el rango máximo, para así sacar el máximo provecho al instrumento.

Si has visto a pianistas aporrear el teclado, habrás notado que cada nota suena con el mismo volumen e intensidad, por lo que puedes detectar fácilmente si se equivocan. Ahora imagina a un concertista de clase mundial o ponte alguno de sus vídeos. Estos tienen un control total sobre la energía que transfieren a las notas. Aunque se muevan con gestos exagerados, pueden pasar rápidamente de las notas más suaves a las más agresivas.

La técnica

En el siguiente capítulo, veremos esto más a fondo pero, por ahora, escoge una tecla blanca de la zona central del teclado. Si quieres ser más preciso, entonces localiza el do central siguiendo las instrucciones del Capítulo 4 - Empezando a tocar el piano.

Recuerda la posición de tu mano. El lateral del pulgar cerca de su punta en contacto con la tecla, mientras que el resto de los dedos se curvan como si sostuvieran una pelota imaginaria. El dedo meñique, la muñeca y el codo deberían formar una línea más o menos recta. Ahora, deja caer el dedo en la tecla sin presionarla. Al hacer esto, mantén tu muñeca suelta y deja que caiga un poco. Cuando devuelvas el dedo a su posición inicial, deja que la muñeca lo acompañe. Este movimiento natural hará tu interpretación más fluida y menos rígida, permitiéndote lograr un mayor rango dinámico.

Key technique
La técnica

Ahora, un experimento: pulsa fuertemente la tecla y sosténla. Levanta tu dedo lentamente y escucha el suave sonido del martillo volviendo a su posición. Vuelve a tocar la tecla con fuerza pero ahora retira el dedo rápidamente para escuchar la diferencia en el sonido. Después toca suavemente sosteniendo la tecla y, después, de la misma forma pero levantando el dedo con sutileza.

Para conocer el instrumento, debes comprobar cómo reacciona en diferentes situaciones, al igual que las personas. Teniendo esto en cuenta, no es difícil entender por qué los pianistas de toda la vida ven al piano como un verdadero amigo. Ahora pasa al siguiente capítulo para empezar a tocar tus primeras melodías.