Capítulo 2

Métodos de aprendizaje de piano

La guía de aprendizaje de piano para principiantes

Una vez que hayas decidido embarcarte en la aventura de aprender a tocar el piano y hayas escogido el instrumento que te acompañará durante tu viaje (véase el Capítulo 1 - Cómo elegir el piano o teclado adecuado), el siguiente paso será el de escoger la ruta. La mejor ruta siempre se corresponderá con el método de aprendizaje de piano que mejor se adapte a ti. Hay que mencionar que no existe un único método que funcione para todo el mundo por igual. Todos somos diferentes y, quizás, lo que haya funcionado para la gente que conoces puede resultar una frustración para ti.

Piensa en tu estilo de vida. Si tus horarios son imprevisibles, necesitarás un método que sea flexible. Si, por el contrario, te cuesta ceñirte a aquellas actividades que no tienen horario fijo, entonces te convendrá algo más estricto. Puede ser que no puedas desplazarte para asistir a las clases, o que quieras aprender un estilo que los profesores de tu zona no ofrecen, como podrían ser el blues o la música barroca. Si además cuentas con un presupuesto ajustado, puede que tengas que descartar ir a clase todas las semanas, ya que su coste se irá acumulando rápidamente.

Sea cual sea tu situación, las diversas opciones que existen se pueden clasificar en clases tradicionales, videotutoriales y aplicaciones de aprendizaje. Elegir la adecuada implica varios factores y puede ser una tarea complicada, pero estamos aquí para guiarte. Para simplificar las cosas, vamos a desglosar las tres opciones en función de:

  • Precio - ¿Me lo puedo permitir? ¿Merece la pena el gasto?
  • Destrezas - ¿Aprenderé aquellas técnicas y estilos que estoy buscando?
  • Flexibilidad - ¿Puedes aprender o hacer los ejercicios a la hora que quieras?
  • Método de enseñanza - ¿Se adaptará a mi forma de aprender?
  • Tiempo - ¿Tendré que desplazarme? ¿Cuánto tiempo necesito antes de poder empezar cada clase?

En flowkey, hemos desarrollado una app para ayudar a cualquier persona a aprender a tocar el piano con sus canciones favoritas. Estamos muy orgullosos del resultado y debemos reconocer que nos inclinamos por la opción de las aplicaciones de aprendizaje. Dicho esto, esta guía ha sido elaborada para ser lo más equilibrada y objetiva posible.

Clases de piano tradicionales

Seguramente esta sea la imagen que todo el mundo tiene en la cabeza de una clase de piano: el alumno y el profesor sentados al piano uno al lado del otro. El segundo guía al primero en cada ejercicio y lo va corrigiendo sobre la marcha. Los mejores profesores son capaces de mantener a los alumnos motivados, abordando las partes problemáticas desde distintos ángulos. Ese toque personal y la adaptabilidad son las mayores ventajas de las clases tradicionales.

Piano lesson with a teacher
Clase de piano tradicional con un profesor

La mayor dificultad radica en encontrar al profesor adecuado para el alumno. Es un proceso que puede ser largo y costoso, pero merecerá la pena si finalmente encuentras a alguien con el que te entiendas al cien por cien. Ten en cuenta que un mal profesor es capaz de desanimar al alumno más motivado.

Precio. Un buen profesor de piano con experiencia puede ser caro, pongamos que de 30 a 50 dólares (lo que equivaldría a 25 o 45 euros) por cada clase, pero la experiencia puede merecer hasta el último céntimo invertido.

Destrezas. Tener la posibilidad de formarte bien con la música que te gusta despertará tu motivación, así que elige bien a tu profesor. ¿Conoce éste bien la música clásica, el jazz, el rock o las canciones de tu artista favorito que te mueres por aprender? Si carece de experiencia en los géneros que buscas, corres el riesgo de que te empuje hacia otros que no te gustan. Si los conoce bien, el aprendizaje se convertirá en una experiencia gratificante. Y si lo que de verdad buscas es convertirte en un concertista de música clásica, necesitarás sin duda a un profesor que lo sea.

Flexibilidad. Los profesores suelen fijar un horario de clases para cada semana. Esto es estupendo si estás ocupado y sabes que un horario fijo evitará que te saltes las clases. Por desgracia, los mejores profesores suelen ser los más ocupados y hay que adaptarse a sus horarios. Si llegas tarde o no puedes asistir a una clase, puede ser difícil cambiar la hora y muchos cobran por las clases perdidas. Lo mismo ocurre si rebasas el tiempo de la clase, ya que puede suponer que tengas pagar una clase extra.

Método de enseñanza. Los profesores suelen combinar elementos de metodologías establecidas como la de Bastien, la de Suzuki, la de Faber & Faber o la del Árbol de la música. De todas ellas se puede encontrar información en internet, ya que son de eficacia comprobada y algunas están diseñadas exclusivamente para niños. Los buenos profesores siempre buscan nuevos y mejores métodos, intentando adaptarse al alumno.

Pero los mejores profesores combinan paciencia, enseñanzas claras y adaptan su estilo al alumno, acompañándolo durante los ejercicios para darle el feedback más detallado posible y ayudándolo a superar cualquier dificultad. Además, suelen establecer un plan con objetivos a largo plazo para que desarrolles tus habilidades como pianista de la mejor manera posible.

Está bien que pidas recomendaciones para un profesor, pero ten en cuenta que el método que le conviene a un amigo puede no funcionar contigo. La edad, el entusiasmo, el carácter y otros innumerables factores definen la experiencia. La mejor manera de decidirse por una metodología, y por un profesor, es probar unas cuantas clases con varios profesores distintos.

Tiempo. Ten en cuenta lo que tardarás (y el coste) en ir a las clases (y volver de ellas) para asegurarte de que no pierdes ni un solo minuto del valioso tiempo lectivo. Algunos profesores ofrecen servicio a domicilio, pero suelen cobrar un poco más. Ten en cuenta también los retrasos que se producen desde que te pones en contacto con ellos hasta que organizas y preparas las clases.

Videotutoriales de piano

YouTube ha hecho posible que todo el mundo pueda compartir tutoriales en internet sobre prácticamente cualquier tema. Cada vez hay más lecciones en vídeo en la plataforma, pero la calidad varía muchísimo. Las opciones más profesionales suelen ofrecer libros de ejercicios de apoyo para guiarte a través de cursos más estructurados.

Tutorial video on YouTube
Video tutorial en YouTube

Precio. Hay un gran número de tutoriales gratuitos, mientras que otros son de pago y van acompañados de material didáctico. Las opciones gratuitas abarcan desde profesores con talento que suben vídeos de gran profesionalidad hasta aficionados que dan consejos más bien dudosos. Normalmente, la opción más segura es recurrir a aquellos tutoriales de pago más consolidados y con mayor número de seguidores.

Destrezas. La gran cantidad de videotutoriales que existen hace que sea fácil encontrar uno para prácticamente todos los géneros o estilos que existen, ya sea para la música de Ed Sheeran o la de Shostakóvich. Si has encontrado un profesor virtual de tu gusto, puede ser difícil salirse de su área de especialización. Si encuentras a otro para cada técnica de piano diferente, entonces prepárate también para un estilo de enseñanza diferente.

Flexibilidad. Los tutoriales no requieren más que un ordenador portátil, un teléfono inteligente o una tableta, lo que significa que puedes elegir cuándo (y dónde) tomar las lecciones. Una vez que hayas encontrado un profesor online que te guste, puedes darte un atracón de sus tutoriales, siempre que estén disponibles todos a la vez. Si, en cambio, los tutoriales se suben a la red poco a poco, debes tener en cuenta la periodicidad con la que esto ocurre. Los largos intervalos entre clases pueden ser causa de desmotivación.

Método de enseñanza. La comunicación en los videotutoriales funciona en una única dirección y, ya que todo van a ser instrucciones, debes encontrar a un profesor cuyo estilo te guste y que se exprese con claridad. Una de las principales desventajas es que el ritmo de los vídeos rara vez se corresponde con tu ritmo de aprendizaje. Si éstos son demasiado rápidos o demasiado lentos, te verás rebobinando para volver a un punto específico, lo que te restará tiempo para tocar. Las pausas y los rebobinados también son necesarios cuando quieres repetir partes. De hecho, esto es algo que harás con frecuencia, ya que es una parte esencial de la práctica.

Los vídeos carecen de interacción y, si eres principiante, es difícil darse cuenta si estás haciendo algo mal, por lo que es probable que se vayan cogiendo malos hábitos si no tienes a nadie al lado para corregirte. Los estudios muestran que aprender sin recibir ningún feedback suele ser más lento y menos efectivo. Además, sin el impulso motivacional que supone que alguien te felicite por hacer bien un ejercicio, muchos alumnos de videotutoriales pierden pronto el interés cuando las cosas se ponen difíciles.

Tiempo. Prepararse para una clase es tan fácil como encender el portátil, o desbloquear el teléfono o la tableta y abrir un enlace. Pero antes de que te fijes en una serie de tutoriales en concreto, debes llevar cuenta de la frecuencia con que éstos se suben a internet. Considera si la espera merece la pena, sobre todo si eres de los que aprenden rápido y necesitas constantemente nuevo material.

Aplicaciones para aprender a tocar piano

Aprendemos mejor cuando el método de aprendizaje está diseñado para un objetivo en concreto. Mientras que los vídeos de YouTube están bien para recibir instrucciones, las apps de aprendizaje de piano están expresamente diseñadas para satisfacer tus necesidades mientras vas aprendiendo a tocar el instrumento.

Existen varias opciones de apps para piano que combinan videotutoriales con tecnología que proporciona feedback instantáneo y personalizado. Algunas de estas aplicaciones pecan de “gamificación”, mientras que otras cuentan con un método más estructurado a través de lecciones y tutoriales. De esta forma, los alumnos se mantienen motivados recibiendo comentarios sobre su progreso, y por la posibilidad de aprender tocando sus canciones favoritas.

Blonde woman playing piano with an app
Aprender con una app de piano

Precio. Las aplicaciones pueden ser gratuitas o de pago, ofreciendo estas últimas la opción de probarlas gratuitamente antes de pagar una suscripción, que normalmente oscila entre los 80 y 150 dólares (o 70 y 130 euros) al año. La suscripción da acceso al alumno a una variedad más amplia de lecciones, estilos, canciones y funciones para que la práctica sea más amena y motivadora.

Destrezas. Las apps, al igual que los videotutoriales, pueden enseñar un abanico de estilos y de aspectos fundamentales que van desde los acordes, la lectura de partituras, teoría musical y diversas técnicas como la improvisación. Una aplicación que esté diseñada para niños pequeños dispondrá de muchas canciones infantiles, mientras que una dirigida a alumnos adultos puede estar limitada solo a piezas clásicas. Las mejores apps son las que cuentan con un gran repertorio musical que se actualiza continuamente, haciendo que sea más fácil encontrar tu estilo o tus canciones favoritas.

Flexibilidad. Al igual que con los videotutoriales, lo único que necesitas es un ordenador portátil, un teléfono o una tableta; y puedes elegir cuándo (y dónde) quieres tener la clase. Este tipo de aprendizaje flexible y autónomo se adapta mejor a muchas personas que las clases fijas en una academia.

Método de enseñanza. La tecnología nunca podrá imitar completamente la experiencia de la interacción humana. Si de verdad piensas que necesitas a un profesor de carne y hueso sentado a tu lado, una aplicación no te servirá. Sin embargo, las aplicaciones resuelven la falta de interacción de los videotutoriales al proporcionar el feedback que los alumnos necesitan. Avances tecnológicos como el reconocimiento de notas, mantiene a los estudiantes motivados y en el buen camino, mientras que una "ruta de aprendizaje" estructurada los guía a través de los conceptos básicos y supervisa su progreso.

Tiempo. Prepararse para una clase requiere el mismo tiempo que con los videotutoriales. Pero, a diferencia de estos, una app bien diseñada proporcionará una mejor experiencia de uso, ofreciendo funciones como la práctica en bucle y el reconocimiento interactivo de notas. Esto te librará del farragoso proceso de pausar y rebobinar un vídeo, permitiéndote aprovechar el tiempo al máximo durante la práctica.

  1. Clases tradicionales

  2. Videotutoriales

  3. Apps de aprendizaje

Info

Aprendizaje en adultos vs. aprendizaje en niños

Si estás retomando las clases de piano después de haber aprendido en tu infancia, seguramente tengas una imagen preconcebida de cómo deberían ser éstas. Antes de que esto te afecte a la hora de tomar una decisión, ten en cuenta que varios estudios muestran la gran diferencia que existe entre aprender siendo adulto (andragogía) y siendo niño (pedagogía).

Los niños son completamente dependientes del profesor, y estos deben alinearse a menudo con los padres para determinar la naturaleza del aprendizaje. La motivación para tomar clases no suele venir del niño, especialmente al principio. En los peores casos, simplemente van para evitar ser castigados o por el mero hecho de que recibirán una recompensa.

Los adultos son los únicos responsables de aprender. Las únicas cuentas que rinden son con ellos mismos, por lo que la motivación debe venir de dentro y basarse en el disfrute y en los objetivos que uno mismo se haya marcado. También los adultos son conscientes de qué método de enseñanza se adapta mejor a ellos y hace que la experiencia sea divertida y gratificante.

Sea cual sea el método que escojas, siempre existe la posibilidad de cambiarlo o combinar varios de ellos. Por ejemplo, puedes combinar el practicar canciones con una app en casa con ir a clases de toda la vida para recibir comentarios detallados por parte del profesor. Dicho esto, te recomendamos que te concentres en un único método durante un tiempo para darte cuenta de si va contigo o necesitas complementarlo con otro. Esta guía te ayudará a decidirte por el mejor método de aprendizaje de piano, pero ten en cuenta que aprender siempre requerirá tiempo y paciencia. En el siguiente capítulo, hablaremos sobre la técnica adecuada y sobre cómo sentarse correctamente al piano para aporrear las teclas sin que tengas molestias de ningún tipo.