Capítulo 1

Cómo elegir el piano o teclado adecuado

La guía de aprendizaje de piano para principiantes

Por fin te has decidido a aprender piano y estás a punto de embarcarte en un viaje increíblemente enriquecedor. Además, no viajarás por tu cuenta, sino que te acompañará un instrumento del que aprenderás todo. Este compañero de andaduras con teclas será una presencia reconfortante en casa y se convertirá en una fuente diaria de satisfacción. Por eso, es muy importante escoger el instrumento adecuado.

Ya en la primera búsqueda te encontrarás con infinidad de opciones y de terminología extraña que puede resultar un poco agobiante; pero no te preocupes: estamos aquí para ayudarte. En este capítulo descubrirás todo lo que hay que saber para elegir el instrumento más adecuado para ti. Si crees que no necesitas toda la información que aquí te exponemos, puedes saltar directamente al final del capítulo donde encontrarás una guía rápida de compra. Si ya tienes un instrumento y este es de tu agrado, puedes pasar al Capítulo 2 - Métodos de aprendizaje de piano.

Empecemos por clasificar las opciones que existen en tres categorías:

  • Teclados digitales - Esta es la opción más barata, práctica y versátil. Su sonido no será tan bueno como el de los pianos acústicos pero cumplen su función como primer instrumento.
  • Pianos digitales - Estos son algo más grandes y caros, pero siguen siendo igual de versátiles y, además, reproducen bien el sonido y la sensación de tocar un piano acústico. Una gran alternativa si vas bien de presupuesto o espacio en casa.
  • Pianos acústicos - Esta es la mejor opción si buscas la mejor experiencia y sonido posibles, pero su tamaño es el más voluminoso con diferencia y pueden resultar extremadamente caros.
Digital keyboard
Yamaha lleva fabricando teclados digitales como éste, modelo PSR, desde 1979.

Teclados digitales

Comprar un teclado digital es la opción más modesta. Este consiste simplemente en una carcasa que alberga las teclas y los controles, lo que lo hace portátil y, además, suele ser la opción más barata. También se le llama teclado "electrónico" o "eléctrico" porque el sonido es sintetizado o grabado. El sonido sale de un altavoz incorporado con volumen ajustable (o de una entrada de auriculares, si es que no quieres molestar a nadie).

Un teclado siempre será la opción más compacta, ya que son fáciles de transportar y normalmente suelen ser más baratos.

Los teclados digitales no necesitan mantenimiento y casi siempre disponen de una serie de sonidos de otros instrumentos: varias clases de pianos, órganos o aquellos sin teclas, como el violín o el violonchelo. La calidad del sonido de los teclados más baratos y antiguos no es muy buena, pero los modelos más modernos cuentan con un sonido bastante aceptable.

Una desventaja de los teclados digitales es que la experiencia de tocar puede variar de excelente a no tan buena en función de dos factores clave: el número de teclas y el tipo de mecanismo de las mismas.

Número de teclas

Un teclado con el tamaño de un piano corriente tiene 88 teclas, que abarcan siete octavas y tres notas adicionales. Si buscas la experiencia que más se ajuste a la de un piano acústico, opta por esto. Si no dispones de mucho espacio, puedes optar por un teclado de 76 teclas, que abarca seis octavas más tres notas extra. Esto te servirá para empezar, pero verás que te quedas sin teclas por el lado izquierdo en algunas piezas clásicas como el Para Elisa de Beethoven, o por el lado derecho en gran parte de las obras Chopin (le encantaban las notas agudas), así como de muchos otros compositores del siglo XX como Debussy, Ravel, Prokofiev y Bartok.

Si te decides por un teclado con menos de 76 teclas, te toparás con frecuencia con los extremos derecho e izquierdo. Evidentemente, si simplemente no dispones del suficiente espacio y tienes que elegir entre 61 teclas o nada, pues 61 teclas o nada, pues te tocará optar por las 61 teclas. Cinco octavas te limitarán, pero eso es todo lo que tenían en el 1700 cuando Mozart componía música. Y si Mozart se las apañaba con eso...

Mecanismo de las teclas

Aquí nos referimos al sistema mediante el cual el piano produce el sonido. Los teclados y pianos digitales no tienen las mismas partes físicas que un piano acústico, por lo que utilizan diversas técnicas para recrear el tacto y la sensibilidad de las teclas de un piano real. Los mejores instrumentos consiguen esto incluyendo o replicando sus partes móviles (véase la guía sobre mecanismo de las teclas a continuación). Cuanto mejor simulen la respuesta de las teclas de un piano de verdad, más caros y pesados serán los teclados; aun siendo más pequeños, baratos y ligeros que los pianos digitales y acústicos.

Mecanismo percutor de las teclas

Mecanismo de martillo macillo: Este mecanismo es el de mayor calidad y precio. Cada tecla mueve un macillo mecánico dotando al instrumento de una sensibilidad al tacto idéntica a la de un piano acústico.

Teclas contrapesadas: Los teclados contrapesados (o de teclas duras) incluyen unos contrapesos en el extremo oculto de las teclas para recrear una sensibilidad parecida a la de un piano real.

Teclas semi-contrapesadas: Estos teclados combinan un mecanismo de muelles y contrapesos adheridos a las teclas. Se pierde algo de sensibilidad, pero funcionan bien para un primer instrumento.

Sin contrapeso: También conocidas como teclas blandas, están hechas normalmente de plástico, tratando de emular el tacto de un piano real mediante muelles. Esta es la opción más barata.

Accesorios para el teclado

Pedal de resonancia: Los pedales del piano son una especie de palancas manejadas con los pies para lograr un determinado efecto en el sonido. Vienen incorporados en cualquier piano acústico moderno pero, si te decides por un teclado electrónico, necesitarás comprar aparte un pedal de resonancia.

El precio de los pedales de resonancia varía en función de su grado de robustez. La mejor opción siempre será adquirir un pedal pesado hecho de metal y con contrapesos que recree lo más fielmente posible el tacto del de un piano acústico. Si, en cambio, dispones de un presupuesto limitado, existen pequeños pedales cuadrados de plástico que también cumplen su función. Ten en cuenta que estos pedales más ligeros pueden patinar un poco y funcionan con un simple mecanismo de encendido y apagado, por lo que no captarán la sensibilidad con que los tocas.

No coloques tu teclado en una mesa. Utiliza un soporte para mejorar tu postura y tu técnica.

Soporte para teclado: A diferencia de un piano acústico o digital, los teclados no suelen venir con un soporte para que esté a la altura del que lo toca. No te conformes con ponerlo sobre una mesa; hazle un favor a tu espalda y utiliza un soporte de teclado para asegurarte de que esté a la altura correcta. Los soportes más robustos y estables evitarán que el teclado se balancee hacia delante y hacia atrás las veces que lo toques con mayor entusiasmo. Para saber más sobre cómo ajustar la altura del teclado, consulta el Capítulo 3 - Técnica de piano correcta.

Esto es todo lo que necesitas saber por ahora. Aún así, si deseas conocer más detalladamente la función de los pedales y cómo se usan, ve al Capítulo 9 - Pedales del piano.

Pianos digitales

Los pianos digitales ofrecen la comodidad y la versatilidad de un teclado y recrean muy bien la experiencia de tocar un piano acústico, sobre todo porque su tecnología es mejor. El mecanismo de sus teclas suele ser de martillo (consulta la guía de más arriba sobre el mecanismo de las teclas) y están hechas de madera o de un material similar. Esto proporciona la sensación de estar tocando un instrumento robusto, mientras que los pianos digitales no requieren ser afinados, además de no necesitar el mismo mantenimiento que un piano acústico.

Clavinova digital piano
Piano digital Yamaha Clavinova de 88 teclas.

Al igual que un teclado digital, su sonido es sintético o a partir de grabaciones y, al igual que un teclado digital, ofrece una variada gama de sonidos tanto de piano como de otros instrumentos. A diferencia de muchos teclados digitales, cuentan con todas las 88 teclas de un piano moderno, por lo que no limitará tu experiencia al tocar (ver «Número de teclas» más arriba).

Sin embargo, cuentan con una desventaja, y es que no son fáciles de transportar, si bien es verdad que existen pianos digitales de diferentes tamaños y que son más pequeños que sus homólogos acústicos. Por lo tanto, si optas por uno de ellos, es posible que tengas que probar cuál es el mejor sitio para colocarlo en casa. En general, los pianos digitales son más caros que los teclados, pero mucho más baratos que los pianos acústicos equivalentes.

Info

Conexiones MIDI por USB

Los teclados y pianos digitales casi siempre cuentan una conexión MIDI (siglas de Musical Instrument Digital Interface) por USB que permite conectarlos a un ordenador o dispositivo portátil. Esto te permitirá utilizar aplicaciones y programas para acceder a más sonidos, grabar tu interpretación y acceder a otras funcionalidades propias de las aplicaciones de aprendizaje de piano.

Pianos acústicos

El sonido del piano es parte indispensable de la música occidental desde hace siglos. La experiencia de sentir cómo las notas resuenan a través de tus dedos y su sonido llena la habitación mientras tocas es algo incomparable. Este sonido “acústico” se produce a partir de elementos puramente físicos, sin altavoces ni procesos electrónicos de por medio.

El inconveniente de los pianos acústicos es que son la opción más cara con diferencia, y el gasto no se limita solo a su compra. Transportar un piano es costoso y, además, necesitan de un mantenimiento periódico para nada asequible. Sus piezas son sensibles a los pequeños cambios de humedad o temperatura, por lo que los pianos acústicos necesitan ser afinados periódicamente. Esto significa que también hay que considerar cuál es el mejor sitio para colocar un piano acústico. No deben colocarse en una habitación húmeda o demasiado cerca de un radiador, ya que sus partes pueden resecarse y deformarse con facilidad.

Los pianos de alta calidad conservan bien su valor, por lo que pueden considerarse una inversión de futuro. La otra cara de la moneda es que hay que tener cuidado con los instrumentos baratos de segunda mano, ya que una "ganga" suele presentar daños que suelen ser caros de reparar. Siempre hay que pedir opinión a alguien experto en la materia antes de comprar cualquier instrumento, pero esto es especialmente importante en el caso de los pianos de segunda mano. Además, si te has decidido por un piano acústico pero no tienes la total certeza de querer aprender a largo plazo, existe la posibilidad de alquilar un piano o una sala de ensayo que lo incluya.

Hay dos tipos de pianos acústicos: los de cola y los verticales.

Strings and dampers
En el interior de un piano acústico podemos encontrar cuerdas, martillos y sordinas. El mecanismo por el cual suenan las teclas que todos conocemos fue inventado hace 300 años en 1709. ¿Te lo puedes creer?
Info

La física del piano acústico

Al pulsar una tecla, se pone en movimiento un pequeño martillo (llamado «macillo») que golpea una cuerda, produciendo el característico sonido del piano. El mecanismo del macillo confiere a la tecla una resistencia contra el dedo (los teclados con mecanismo de macillo tratan de imitar esta sensación táctil). La vibración de las cuerdas se propaga al aire que las rodea dentro la caja de resonancia. Esto provoca reverberaciones que rebotan en la caja y se escapan por los cuidadosamente diseñados agujeros del cuerpo del piano.

Aunque esta experiencia de tocar un piano acústico sea difícil de recrear con precisión en los pianos digitales o en los sintetizadores, lo cierto es que la tecnología no deja de avanzar. Los pianos digitales modernos son excelentes a la hora de simular todos los elementos físicos del sonido, incluso el que produce la sordina al silenciar o liberar las cuerdas. Un buen instrumento digital puede incluso sonar y tener mejor tacto que un piano acústico de gama baja.

Pianos de cola

Este es el icónico piano de grandes proporciones, baja estatura y curvado que habrás visto en conciertos o en vídeos de famosos pianistas clásicos. Las cuerdas se tensan horizontalmente, dando a la caja su forma característica. De este modo, el martillo solo necesita la fuerza de la gravedad para rebotar en la cuerda; rebote que se transmite de vuelta hacia los dedos a través de la tecla proporcionando una sensación totalmente natural. El alto rango dinámico de los pianos de cola proporciona un sonido pleno, ya sea a volúmenes bajos o altos, en una sala de estar o en un gran auditorio.

A concert grand piano
El icónico piano de cola es reconocible en todo el mundo. Considerado originalmente como un símbolo de riqueza y estatus, los primeros pianos se fabricaron casi exclusivamente para las familias reales europeas.

Pianos verticales

Este es el piano alto y rectangular que nos viene a la mente cuando pensamos en un saloon del salvaje oeste o en un concierto de blues en un bar. La calidad del sonido es similar a la de un piano de cola, pero como las cuerdas se tensan verticalmente, el mecanismo del martillo requiere de muelles, lo que reduce ligeramente el rango dinámico y la sensibilidad. Aunque son algo menos imponentes, la menor superficie que necesitan y su parte trasera cuadrada los hace más cómodos, ya que pueden colocarse contra una pared.

Upright piano from Yamaha
Los pianos verticales te permiten ahorrar dinero y espacio, sin renunciar a la calidad del sonido ni a la experiencia que aporta un piano de cola.
Info

Qué es el rango dinámico y por qué es tan importante

El rango dinámico es el volumen del que dispones al pulsar las teclas. Aquellos instrumentos de rango dinámico bajo te obligarán a aporrear las teclas con intensidad para poder escuchar las notas. En cambio, un rango dinámico alto permite una transición suave entre las distintas intensidades a las que se tocan las notas. Un buen control del rango dinámico permite tocar con verdadera pasión y emoción.

Pongamos como ejemplo la Sonata para piano n.º 14 de Beethoven, popularmente conocida como Claro de luna. Cuando se toca bien, podemos apreciar las sutiles diferencias entre las notas más potentes y las más delicadas a lo largo de la pieza. Los mejores intérpretes dominan su rango dinámico de tal forma que incluso pueden variar la intensidad mientras tocan varias notas al mismo tiempo.

Otros accesorios

Banco o taburete

Ignora a aquellos teclistas de tus bandas favoritas que suelen tocar de pie en los conciertos. Para todo pianista que se tercie lo mejor es tocar sentado, y ajustar el banco o el taburete a una altura correcta es esencial. Los taburetes más grandes y pesados suelen ofrecer mayor comodidad durante más tiempo, pero son por lo general más caros. Asegúrate de comprar uno cuya altura sea regulable para así poder conseguir una postura correcta cuando te sientes al piano. Si quieres saber más sobre esto, consulta el Capítulo 3 - Técnica de piano correcta.

Metrónomo (opcional)

Un metrónomo proporciona un sonido audible (normalmente un clic o un pitido) que te ayuda a mantenerte en el tempo (velocidad) establecido por ti. No es una herramienta indispensable, pero puede ser útil al principio si detectas que aminoras o aceleras el ritmo sin querer mientras tocas. Debes procurar no acostumbrarte a escuchar siempre la claqueta, ya que a la larga te creará dependencia y serás incapaz de mantener el tempo sin ella. La mayoría de los teclados y pianos digitales tienen un metrónomo incorporado, pero si optas por un piano acústico y necesitas uno, existen muchas aplicaciones disponibles que puedes usar en tu teléfono móvil; la mayoría de ellas gratuitas.

Guía rápida de compra

Existen muchos factores a tener en cuenta y la variedad de opciones que ofrece el mercado puede resultar confusa, especialmente si aún no te has familiarizado con toda la terminología. Esto no debe preocuparte. Verás que todo empieza a cobrar sentido conforme avances en tu aprendizaje. A estas alturas, lo único que debes hacerte son las preguntas que aquí te mostramos para poder tomar la decisión más acertada:

  • ¿Cuáles son mis expectativas en cuanto a sonido, tacto y rango dinámico?
  • ¿Cuál es mi presupuesto?
  • ¿Me interesa poder tocar otros sonidos (órgano, pianos eléctricos, cuerdas, etc)?
  • ¿De cuánto espacio dispongo?
  • ¿Quiero poder llevarme mi instrumento a otros lugares o simplemente quiero tocar en casa?
  • ¿Me puedo permitir gastar entre unos 100 y 300 dólares (o entre 90 y 250 euros) al año en concepto de mantenimiento del instrumento?
  • ¿A qué horas del día tengo pensado tocar? ¿Molestaré a mis vecinos?
  1. Teclado digital

  2. Piano digital

  3. Piano acústico

Info

Otros tipos de instrumento

Existen gran cantidad de instrumentos que no llegan a encajar completamente en ninguna de las categorías expuestas en este artículo. Por ejemplo, los pianos silenciosos, que son pianos acústicos cuyas cuerdas pueden silenciarse y tocarse como si de pianos digitales se tratase. Estos se encontrarían a medio camino entre los teclados y los pianos digitales, combinando un formato reducido con un buen tacto y sensibilidad de las teclas gracias a su mecanismo de macillo.

Por tanto, asegúrate de considerar todas las opciones y de recurrir a la opinión de un experto en la materia antes de tomar tu decisión final. Seguramente encontrarás el instrumento perfecto que mejor se adapte a tus necesidades.