6 canciones de piano para poner a todo el mundo a cantar

Diles a tus amigos que vayan aclarando la garganta para la próxima reunión. Verás como cuando empieces a tocar estos temazos clásicos levantarás a tus invitados de sus asientos para llevar sus cuerdas vocales al límite.

por Michael Lane

Imagínate que estás en una fiesta o has invitado a algunos amigos a tomar algo en casa. Hay un piano en la habitación y alguien dice: "¿Oye, por qué no te tocas...?" De pronto notas todo el apuro y la presión en tus carnes. No quieres tocar la típica primera canción que aprenden los niños pequeños en sus actividades extraescolares. Recuerdas que podrías tocar Claro de luna ya que la has estado practicando, pero aún no te ves lo suficientemente suelto con la segunda parte de la pieza como para tocarla delante de un grupo de gente.

Además, la atmósfera no es la adecuada: tus amigos ya llevan algunas cervezas encima y lo último que quieren es sentarse en silencio a escuchar tu recital. Tienes que procurar que no se aburran y, precisamente, una de las virtudes del piano es su faceta socializadora para reunir a gente en torno a él. Para sacarte de esta clase de apuros, aquí te dejamos seis canciones de distintos niveles de dificultad, las cuales pondrán a todo el mundo a cantar, ya sea en una fiesta o en la misma calle. ¡Garantizado!

Todas ellas son clásicos que todo el mundo conoce y, además, las hemos puesto en orden de menos a más "emotividad"; de forma que la cosa empiece suave y termine con tu público abrazado y alzando su bebida al cielo (o a las musarañas de la habitación).

1. Let It Be - The Beatles

Difícil escoger solo una de los Beatles, ¿verdad? Todos conocemosYesterdaypero es demasiado melancólica para un ambiente festivo. Quizás podría funcionarHey Jude, pero la parte del coro no llega esta al final.Let It Becon su estribillo simple y repetitivo es una gran opción. Al igual que la mayoría de las canciones de la app de flowkey, esta canción dispone de algunas versiones diferentes, por lo que puedes usarla para aprender un acompañamiento con acordes simple, o tocar una versión que incluye las florituras de la parte vocal. Cualquiera de ellas pondrá a tu público a tono.

2. Imagine - John Lennon

Puede que, de primeras, no sea la más adecuada para animar el cotarro; pero debes tener en cuenta que ha sido votada como una de las tres mejores canciones de todos los tiempos en repetidas ocasiones y cuenta con, quizá, la progresión de acordes más reconocible de todo el siglo pasado. Esta lista quedaría coja sin ella. Además, tus espectadores tendrán la posibilidad de practicar su falsete con el «woo-hoo-oooo» de después del estribillo.

Elton John in Concert 1972

3. Your Song - Elton John

Aquí tienes una para presumir de habilidades pianísticas tocando su intro. Aunque en flowkey puedes también tocar la versión simple para que tus amigos se encarguen de la parte vocal. El estribillo tarda un poco en llegar, pero una vez estés ahí y descubras a tu público coreando “I hope you don’t mind” por encima de sus capacidades pulmonares, te darás cuenta de que habrá merecido la pena. Un consejo si, aún así, tienes prisa por llegar al estribillo: sáltate la segunda estrofa. Nadie lo notará...

4. No Woman No Cry - Bob Marley

Esta es perfecta para iniciar la cadena de gente abrazada, y así cambiar de tercio para que nadie quiera irse a dormir, al incorporar un suave balanceo rítmico. Si te preocupa que tu público no se sepa la estrofa, prescinde de ella y toca directamente el estribillo. ¿Acaso habrá alguien que no se lo sepa?

5. Don’t Stop Believing - Journey

Esta es una de esas canciones infalibles con la capacidad de poner a cualquier energúmeno de cualquier edad a cantar desde el primer verso hasta el clímax final. Algunos consejos:

Primero: Si te preocupa que tu público se distraiga, no toques las partes puramente instrumentales. Hazlo solamente en caso de que tu público vaya a tararear los solos de guitarra, y así tendrán una excusa de practicar su air guitar.

Segundo: Una vez llegues al final del primer estribillo, puede que tu público haya cogido ya carrerilla para cantar la parte del “Don’t stop believin’”. No te enfades si lo hacen, todos estarán impacientes por llegar al épico final. Síguelos tú a ellos y termina la canción ahí. Después de todo, la cosa no puede ir ya a mejor, ¿verdad? Bueno, eso es por que aún no has llegado a la última canción de la lista.

6. Bohemian Rhapsody - Queen

Además de una verdadera obra maestra, es la canción definitiva para cantar a coro. Ojo: Es larga y difícil de tocar. Sobre todo la parte central de "¡Galileo!", así que deberás llevarla bien ensayada. Si le echas un rato cada día, verás que merece la pena... incluso si te pones con la versión simplificada.

Tu público no sentirá una pizca de aburrimiento gracias a su estructura cambiante, que los mantendrá en vilo y cantando hasta el final. Sorpréndelos y todo el mundo recordará para siempre aquella fiesta en la que todo el mundo cantó Bohemian Rhapsody.

Empieza a aprender hoy mismo y de forma gratuita

Crea una cuenta de flowkey para disfrutar de 8 canciones y de una selección de cursos totalmente gratis.

Lea los siguientes artículos

Black keyboard

5 razones por las que tocar el piano estimula el cerebro

Aprender a tocar el piano no sólo sirve para expresar tus inquietudes artísticas o impresionar a los demás: también es bueno para el intelecto. A continuación, te explicamos por qué aprender música puede ser un gran estímulo para tu cerebro.

Children hands on a piano

Cómo hacer que tu hijo toque el piano

Animar a tu hijo a que practique con el piano no tiene por qué ser una lucha constante. Aquí tienes algunos consejos prácticos para motivar a tus niños.

Mano di donna sul pianoforte

Aprender a tocar canciones fáciles para piano

Todo el mundo comete errores, pero mejor detectar los tuyos a tiempo para que no se conviertan en malos hábitos pianísticos. Descubre los errores más comunes que cometen los principiantes en el piano y aprende cómo puedes evitarlos.

Old Yamaha piano

14 famosas piezas clásicas para piano

Con siglos de historia a sus espaldas, la música clásica merece un lugar destacado en la lista de reproducción de todo pianista. He aquí algunas de las piezas de piano más célebres; desde el Barroco hasta el Romanticismo.