flowkey – Learn piano with the songs you love
flowkey GmbH
Free – Get on Google Play
flowkey Android app
Dolor al tocar el piano
Foto Jonas
por Jonas Gößling

¿Dolor al tocar el piano?

Tocar el piano no debería nunca suponer algo molesto o incómodo, ni mucho menos causar dolor. Con la postura correcta, la actividad de tocar el piano puede incluso contribuir a una relajación activa. Por esta razón, y especialmente siendo principiante, es importante procurar mantener una posición correcta desde el inicio del aprendizaje, así como practicar ejercicios de calentamiento y relajación para aliviar la tensión del cuerpo.

También son interesantes estos ejercicios de relajación para pianistas avanzados, especialmente a la hora de tocar piezas rápidas o complicadas en las que las manos se agarrotan a causa de la alta concentración y que, a su vez, puede derivar en dolor de muñecas y otras articulaciones. Tampoco hay que pasar por alto uno de los problemas más comunes, la tendinitis, que suele aparecer con facilidad en los pianistas principiantes. Estos deberían no querer demasiado al principio e ir alternando la práctica con descansos periódicos. Antes de que te sientes al piano, queremos recomendarte una serie de ejercicios de calentamiento y relajación concretos para mantener el dolor a raya y no eche a perder tu experiencia con el piano.

Ejercicios de calentamiento

Ejercicios de calentamiento y relajación

Como cualquier buen deportista, conviene realizar un breve calentamiento antes de tocar el piano para que los músculos que vamos a utilizar se activen y estén más ágiles. Esto no quiere decir que vayamos a tocar con mayor facilidad, sino que así evitaremos posibles dolores o lesiones. Naturalmente, estos ejercicios nos prevendrán de cualquier clase de rigidez o agarrotamiento, y liberarán la tensión de nuestras extremidades durante la práctica del piano.

5 breves ejercicios de calentamiento y relajación para pianistas y principiantes del piano

  • Cuello y hombros: Adopta una posición erguida, permite que los brazos se puedan balancear con naturalidad y eleva los hombros a la altura de tus orejas. Después, déjalos sueltos para que caigan. Realiza movimientos circulares con los hombros, hacia adelante y hacia atrás. Después deja que tu barbilla caiga lentamente sobre tu pecho, estira la nuca y balancea la cabeza adelante y atrás. Repite todo el ejercicio varias veces hasta que notes tu cuello y tus hombros más sueltos.
  • Brazos: Cruza las manos y estira los brazos por encima de la cabeza para que estos se suelten. Intenta mentalmente alcanzar el techo con los brazos. Estira tu cuerpo hacia arriba hasta mantenerte sobre las puntas de los dedos de los pies. Repite este ejercicio varias veces.
  • Muñecas: Estira ambos brazos hacia adelante y enrosca tus manos formando un puño. Haz círculos con las muñecas en el sentido de las agujas del reloj y después en sentido contrario. Tras un par de repeticiones, abre los puños y sacude tus manos con energía.
  • Dedos: Frota tus manos enérgicamente la una con la otra para que se calienten. Entonces estira los brazos hacia adelante y haz rápidos movimientos de abrir y cerrar las manos, como si fueses a agarrar algo, unas 10 veces. Es importante cerrar el puño completamente y después abrir los dedos tanto como puedas para que se estiren lo más posible.
  • Resto del cuerpo: Mantén una posición recta y toma aire profundamente. Inclínate hacia adelante para tocar tus dedos de los pies con la punta de los dedos de tu mano (no te preocupes, flexionar las rodillas está permitido). Expulsa el aire mientras te agachas hacia adelante y deja tu cuerpo suelto, como si tu tronco estuviese colgando. Cuando vuelvas a tu posición original, estírate y toma aire de nuevo.
  • Después de estos cortos pero efectivos ejercicios de calentamiento debes respirar hondo y sentarte al piano.

    La postura correcta en el piano

    Postura correcta al piano

    Una posición correcta al piano es la base de una práctica libre de dolor. Solo cuando te sientas al piano suelto y relajado, puedes tocar durante largos periodos de tiempo sin ningún percance. También es muy importante escoger el taburete adecuado. Debe ser cómodo y regulable para que puedas elejir la altura adecuada para tu fisonomía. En caso contrario, lo más probable es que pronto aparezcan dolores en la espalda y el cuello a causa de estar, por ejemplo, sentado muy hundido y que tengas que subir los hombros y brazos más de lo normal para llegar a las teclas.

    En resumidas cuentas, lo importante es que tengas una postura erguida y relajada cuando estés sentado ante el piano:

    • El taburete debe colocarse en el medio del piano de manera que, una vez sentado, estés justo enfrente del do central (en un piano de 88 teclas es el cuarto do contando desde la izquierda)
    • Las piernas y brazos deben permanecer formando un ángulo recto
    • Los pies se colocan en el suelo de forma paralela al otro
    • La espalda permanece recta, y los hombros y brazos cuelgan del tronco sueltos y relajados

    Para que no olvides la posición correcta al tocar el piano tan fácilmente, puedes imaginar que estás manteniendo un libro en equilibrio sobre tu cabeza. La altura del taburete será la correcta cuando los dedos estén relajados sobre las teclas y tus antebrazos se encuentren en una posición paralela al suelo. Los dedos y las palmas de las manos están ligeramente arqueados, como si tuvieses una pequeña pelota en cada mano. Las manos y los dedos permanecen relajados en esa posición. Habrás dado con la distancia adecuada cuando tus brazos están en ángulo recto y los dedos alcanzan fácilmente las teclas.

    Puedes encontrar más consejos sobre una adecuada posición de asiento y de digitación en el artículo "Los cinco errores más comunes al tocar el piano".

    Si sigues los ejercicios de relajación descritos y los consejos sobre una postura correcta al pie de la letra, tu cuerpo dejará de estar rígido y podrás disfrutar más de la práctica. Y si además quieres fortalecer tus dedos, echa un vistazo al artículo "7 ejercicios de dedos para piano: dale caña a las teclas como es debido".

    Está bien, después de tanta relajación ¡creo que te mereces una recompensa!

    Date de alta en pocos pasos y descubre cómo puedes aprendertus primeras canciones con el piano libres de dolor y rigidez. Navega a través de nuestros cursos de piano online como "Los primeros pasos" o "Orientación al piano" en las que brevemente te enseñamos cómo sentarse al piano con soltura. Esperamos que te diviertas (relajadamente) con la clase online :-)!